Estudio 22

 

espacio  taller  cursos  contacto

 

La esencia y lo superfluo conviven en el ser humano


Entrevista a María Herreros


Estudio 22. Espacio Expositivo. Textos. La esencia y lo superfluo conviven en el ser humano. Entrevista a María Herreros
© María Herreros / © Estudio 22. María Herreros. Atado a tu Ombligo. Estudio 22. Logroño, 2010.


-Plantear la ecografía desde un punto de vista artístico puede tener muchas lecturas en el espectador: es una metáfora visual muy original abierta a muchísimas interpretaciones. ¿Cuál es la de la autora y madre?

Interpreto la ecografía como una mirada estricta a nuestro interior, una fotografía de dentro y desde dentro, búsqueda interminable que nos lleva al origen, sentimiento que cierra el círculo y nos devuelve al ser humano en su más oscura verdad. Ésta es la idea de la muestra, indagar en nuestro interior, volver al origen del vientre materno y recapacitar sobre lo que somos y fuimos, sobre nuestro origen y nuestra verdad, sobre la capacidad de decidir y la actitud que tomamos cuando las decisiones son las que nos roban la voluntad…misterio de la razón o misterio de la emoción...

-Ser ‘autora y madre’, precisamente, parece la síntesis perfecta de ‘la creación’: ¿Cómo afecta ese estado físico y afectivo a tu actividad artística?

Ser “autora y madre” debería ser la síntesis perfecta para la creación y sin embargo no lo es tan claro, ser madre y sentir como tales indescriptiblemente grandioso pero no fácil y afecta de forma brutal al ser artista. Madre en una sociedad poco conciliadora está lleno de dificultades emocionales y físicas; artista donde hay que pelear hasta por lo que lícitamente nos corresponde es absolutamente agotador. Una madre y artista puede abandonar la creación y seguir creando, puede abandonarse sintiendo y sufriendo en la propia creación. Sin embargo, este sufrimiento y el placer de ser madre te obligan a la obra incluso en sus espacios más vacíos. Ser madre y autora obliga a la superación y origina, en consecuencia, un enriquecimiento creativo y un aprendizaje constante basado en las pautas y las rutinas más básicas y rudimentarias del razonamiento lógico.

-¿Crees que te habrías interesado por este formato tan especial de las ecografías si no reflejasen una experiencia tan personal como tu propio embarazo? ¿Crees, en consecuencia, que el uso de nuevas o viejas tecnologías en el arte es una cuestión principal o secundaria en comparación con la autenticidad de aquello que se quiere expresar?

Elegir la ecografía como medio de expresión no tuvo en el comienzo del proyecto nada que ver con la maternidad y sí con las relaciones, no sé si próximas o remotas, entre la ecografía y la fotografía. El proyecto inicial surge desde la motivación de David A. Pérez de Estudio 22 para que colaborara con el espacio. A partir de ahí y desde su propuesta del uso de la fotografía como medio de expresión surge Atado a tu Ombligo directamente ligado con mi percepción y formación como artista y como persona. También es cierto que, sin mi experiencia como madre, quizás la elección de este recurso como medio de expresión no hubiera tenido cabida, ni sentimiento, ni fuerza ni el mismo resultado pero, sin la invitación de David, seguramente hubiera sido un recurso que, probablemente, nunca habría utilizado.

Respecto a la segunda parte de la pregunta la respuesta es clara ya que no concibo esclavitud ni servidumbres a las técnicas o procedimientos. Las técnicas, la tecnología y los medios son, por supuesto, instrumentos de trabajo necesarios pero no prioritarios y nunca deben anteponerse a la autenticidad de aquello que se pretende expresar y mostrar.

-En las imágenes destaca la amenaza sobre al ser indefenso y, pese a ello, su vitalidad: ¿Temor o esperanza? ¿Con qué nos quedamos?

Temor y esperanza. No voy a elegir, ni puedo ni quiero. ¿Por qué tengo que hacerlo? Amore e psique. Dudo de que el ser humano sea unidireccional y unívoco. Tengo el corazón atado a tu ombligo es la dependencia absoluta de la emoción, del deseo pero también del miedo a perderlo todo. Dudo de que la obra de arte sea unidireccional y unívoca. La esencia del ser humano y lo superfluo conviven en el mismo espacio. Lo superfluo que nos ata, que nos hiere como punzones afilados, que nos grita y que se ahoga en el más absoluto silencio de la oscuridad. La esencia que nos hace libres, LIBRES. Libres o esclavos.

Repetición de elementos, dualidad en el juego y dicotomía para la representación del tiempo. Nueve obras, nueve meses, miles de instantes cosidos al corazón con hilo de seda o con lloros de rabia e incomprensión, 20 semanas e interrupción o tres meses que paralizan tu vida, 40 semanas que completan la obra más incompleta pero más bella del mundo.

        

* Entrevista realizada a María
Herreros por Jonás Sainz y publicada en el Diario ‘La Rioja’ el 20 de marzo de 2010
© María Herreros. Logroño, 2010



Estudio 22 en Pinterest  Estudio 22 en Google +  Estudio 22 en Twitter  Estudio 22 en Facebook


Estudio 22
| Espacio Expositivo | Trayectoria | Exposición Actual | Textos David A. Pérez | Arquitect. Industrial | Escuela de Fotografía | Cursos Presenciales | Cursos OnlineContacto

Copyright © ESTUDIO 22.Todos los derechos reservados. Aviso Legal


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación. Al continuar navegando consideramos que acepta nuestrapolítica de cookies. ACEPTO